Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina (2023)

doi:10.17139/raab.2019.0021.01.06

TRABAJOS ORIGINALES

Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina

Body proportions, general and abdominal obesity in adolescents from Córdoba, Argentina

Santiago Rodríguez Lopez1y Juan Manuel Bajo2

1 Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad (CIECS, CONICET, UNC). Córdoba. Argentina

2 Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba. Argentina

Financiamiento: Sin financiamiento

Correspondencia a: Santiago Rodríguez Lopez. Centro de Investigaciones y Estudios sobre Cultura y Sociedad. Av. de Valparaíso s/n, Ciudad Universitaria. 5000 Córdoba. Argentina. E-mail: santiago.rodriguez@conicet.gov.ar

Recibido 13 Diciembre 2017;
Aceptado: 1 Mayo 2018

RESUMEN:

Se analizó la prevalencia de obesidad general y abdominal (OA) en adolescentes escolares, con diferente proporción corporal, de la ciudad de Córdoba, Argentina. Este es un estudio transversal en el que se incluyeron 614 adolescentes (11-18 años, edad media 13,9±2,1; 51,8% niñas). Se obtuvieron datos de tres establecimientos secundarios públicos de la ciudad de Córdoba durante los años 2007-2014. La proporción corporal se estimó mediante el índice córmico (IC=talla sentado/talla total x 100), y se obtuvieron valores Z estandarizados según sexo y edad, y cuartiles (Q 1-4) de estos valores. Los niveles de sobrepeso y obesidad general se calcularon en base al índice de masa corporal [IMC=peso(kg)/talla(m)2], siguiendo las referencias de la Organización Mundial de la Salud, y se obtuvieron valores Z por sexo y edad. La OA se determinó mediante el índice cintura-talla (ICT=perímetro de la cintura/talla); se definió OA cuando ICT≥0,5. En general, se observó que, comparados con individuos con IC menor, aquellos con IC más altos (con piernas relativamente más cortas) presentan valores Z medios mayores de IMC e ICT, junto con una mayor prevalencia de sobrepeso, obesidad general y OA. Este patrón fue estadísticamente significativo en las niñas, mientras que entre los niños también se observó, aunque menos marcadamente y sin alcanzar una significación estadística. Considerando los efectos adversos de la obesidad en la salud inmediata y en el futuro de los adolescentes, los individuos con niveles elevados de IC deberían ser especialmente monitoreados en estudios nutricionales y de crecimiento. Rev Arg Antrop Biol 21(1), 2019. doi:10.17139/raab.2019.0021.01.06

PALABRAS CLAVE: índice córmico; perímetro de cintura; índice de cintura-talla; estado nutricional

ABSTRACT

We analyzed the prevalence of general and abdominal obesity (AO) in school adolescents with different body proportions, from the city of Córdoba, Argentina. This is a cross-sectional study which included 614 adolescents (11-18 years old, mean age 13,9±2,1, 51.8% girls). Data were obtained from three public high schools of Córdoba during the period 2007-2014. Body proportion was estimated via the sitting-height ratio (SHR=sitting height/total height x 100), obtaining standardized sex- and age-specific Z scores, and quartiles (Q1-4) of these values. Overweight and obesity were calculated from the body mass index (BMI=weight(kg)/height(m) 2], and were defined according to the references provided by the World Health Organization, obtaining sex- and age-specific Z scores. AO was determined using the waist-to-height ratio (WHtR=waist circumference / height); AO was established when WHtR≥0.5. In general, it was observed that, compared with individuals with lower SHR, those with higher SHR (with relatively shorter legs) have higher mean BMI and WHtR Z scores, together with a higher prevalence of overweight, general obesity and AO. While this pattern is statistically significant in girls, it is also found in boys, although less markedly and without reaching statistical significance. Considering the adverse effects of obesity on the current and future health of adolescents, individuals with high levels of SHR should be given special attention in nutritional and growth studies. Rev Arg Antrop Biol 21(1), 2019. doi:10.17139/raab.2019.0021.01.06

KEYWORDS: sitting-height ratio; waist circumference; waist-to-height ratio; nutritional status

La utilización de herramientas adecuadas para evaluar el crecimiento, desarrollo, y estado nutricional de niños/as y adolescentes es muy importante para la determinación de su salud inmediata y su bienestar en etapas posteriores del desarrollo. En este sentido, la valoración de las proporciones corporales representa un buen indicador de los procesos de crecimiento y desarrollo mencionados. La alteración de estas proporciones se da mayormente por la competencia entre los distintos segmentos (por ejemplo, tronco versus extremidades inferiores), por escasez de nutrientes durante el embarazo y/o los primeros años de vida, y/o por malas condiciones de salud (Bogin, 2001). Asimismo, durante la infancia y la adolescencia la longitud de las piernas aumenta más rápido que el crecimiento del tronco (Frisancho, 2007). Si en estas etapas críticas de aceleración del crecimiento existen malas condiciones ambientales o los recursos no son suficientes, pueden alcanzarse proporciones antropométricas anómalas, las cuales serán un reflejo de condiciones adversas en etapas tempranas de la vida (Velázquez-Meléndez, Silveira, Allencastro-Souza y Kac, 2005). De esta forma, evaluar las proporciones corporales permite advertir los cambios ontogenéticos que ocurren en ellas, los cuales dependen de una multiplicidad de factores (genéticos, sociales, ambientales, etc.) (Bajo y Mangeaud, 2010).

Por otro lado, la existencia de proporciones antropométricas inadecuadas se asocia a una mayor probabilidad de presentar factores de riesgo cardiovascular en niños y adolescentes, incluida la obesidad (Gasparini Marcato et al., 2010; Molina, Faria, Montero, Cade y Mill, 2010; Rao y Kanade, 2007). De esta manera, se ha evidenciado que aquellos niños/as y adolescentes con retraso en el crecimiento y/o con dimensiones corporales alteradas, son más propensos a tener sobrepeso y obesidad (Pliakas y McCarthy, 2010; Popkin, Richards y Montiero, 1996). Esta asociación entre proporción corporal e IMC (índice de masa corporal) ha sido previamente estudiada (Bogin y Beydoun, 2007; Zhang, Chu y Zhao, 2016) aunque en menor medida utilizando otros indicadores de obesidad, tales como la obesidad abdominal (OA) (Brannsether, Eide, Roelants, Bjerknes, y Benedikt Juliusson, 2014; Chou y Mao, 2012). Esto es importante ya que se ha resaltado que la OA en adolescentes, estimada mediante el perímetro de la cintura o el índice cintura-talla (ICT), una herramienta simple, efectiva y práctica para monitorear obesidad y síndrome metabólico en adolescentes (Zhou et al., 2014), se asocia más fuertemente a factores de riesgo metabólicos que otros indicadores de adiposidad general (Savva et al ., 2000). Sin embargo, se ha sugerido que el perímetro de la cintura sigue sin utilizarse consistentemente en relevamientos antropométricos (SchrÁ¶der et al., 2014).

Basados en lo expuesto anteriormente, el objetivo de este estudio es analizar la prevalencia de obesidad general y abdominal en adolescentes escolares con diferentes proporciones corporales (estimadas a través del índice córmico (IC), un indicador de las condiciones ambientales prepuberales) de la ciudad de Córdoba, Argentina. El IC es, a su vez, uno de los parámetros más utilizados en el diagnóstico clínico de trastornos de crecimiento desproporcionados (Zhang, Zhang y Chu, 2015).

MATERIAL Y MÉTODOS

(Video) Promoción de hábitos saludables: Alimentación y actividad física en niñas, niños y adolescentes

Muestra

El estudio es de corte transversal, no aleatorizado. Se incluyeron 614 adolescentes de entre 11 y 18 años (edad media 13,9±2,1), de los cuales el 51,8% son niñas. Los datos fueron obtenidos en tres establecimientos secundarios públicos de la ciudad de Córdoba, Argentina, durante los años 2007-2014: Colegio Nacional de Montserrat (426 individuos, 45,3% niñas), Instituto Provincial de Enseñanza Media (IPEM) Nº268 (113 individuos, 65,5% niñas), e IPEM Nº124 (75 individuos, 68,0% niñas). La distribución de los individuos por colegio y edad se muestra en la Tabla 1.

TABLA 1. Distribución de la muestra por establecimientos escolares y edad

Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina (1)

C.N.:Colegio Nacional; IPEM:Instituto Provincial de Enseñanza Media.

El Colegio Nacional de Montserrat es un establecimiento público que depende de la Universidad Nacional de Córdoba (Bajo y Mangeaud, 2010), mientras que el IPEM Nº268 es un colegio urbano ubicado en el barrio céntrico de Nueva Córdoba. A diferencia de los anteriores, el IPEM Nº124 es un establecimiento educativo definido como urbano marginal, ubicado al sureste hacia la periferia de la ciudad, y al que concurren también alumnos de zonas rurales aledañas. Queda emplazado en una zona que incluye a barrios precarios y asentamientos marginales cercanos a zonas rurales (Ruderman, Navarro, Mangeaud, Cejas y Bajo, 2017).

La evaluación antropométrica a los adolescentes se realizó luego de la devolución de un consentimiento informado por parte de los padres/madres. Solo fueron incluidos en el estudio aquellos alumnos/as cuyos padres, o tutores legales (o ellos mismos en el caso de ser mayores de edad), firmaron el consentimiento informado. El estudio fue realizado siguiendo las recomendaciones del Protocolo de Helsinki (1975/1983/2008) y respetando la Ley Nacional 25.326 sobre Privacidad de los Datos. Previo a la realización del estudio se obtuvieron las autorizaciones del Comité de Bioética de la provincia de Córdoba, C.I.E.I.S del Polo Sanitario Sur y de los/as directores/as de los establecimientos educativos.

Variables antropométricas

El relevamiento antropométrico se realizó siguiendo los procedimientos estandarizados recomendados por el Anthropometric Standardization Reference Manual (Lohman, Roche y Martorell, 1988). Se obtuvieron las siguientes variables antropométricas directas: talla (cm), talla sentado (cm), peso (kg) y perímetro de cintura (cm). A fin de facilitar la comparación entre individuos, se calcularon además valores estandarizados (valores Z) por sexo y edad para cada una de las variables y para la totalidad de los índices estimados. Los valores Z para cada indicador, se obtuvieron mediante el siguiente cálculo (González Montero de Espinoza y Marrodán, 2007):

Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina (2)

donde X es el valor a transformar que presenta cada individuo; μ representa la media la distribución original de cada indicador (para cada edad y sexo); σ es la desviación estándar de dicha distribución.

Proporción corporal

La proporción corporal se estimó mediante el índice córmico [IC=(talla sentado/talla total) x 100]. Para los análisis se clasificaron a los individuos según cuartiles de valores Z (Q1-4) de IC por sexo y edad (Q1: IC<percentil25; Q2:percentil25≤IC <percentil50; Q3:percentil50≤IC <percentil75; Q4: IC≥ percentil75). De esta forma, y en comparación con el resto, los individuos en Q4 (mayor IC) presentan extremidades inferiores relativamente cortas para la talla total.

Obesidad general

Se estimó el IMC mediante la fórmula peso(kg)/talla(m)2. Posteriormente, se obtuvieron las categorías nutricionales aplicando los valores de referencia para población infantil y juvenil provistos por la Organización Mundial de la Salud mediante el software AnthroPlus (WHO, 2009), obteniendo valores Z o desviaciones estándar (DE) por sexo y edad: normopeso (entre -2DE y +1DE), sobrepeso (>+1DE) y obesidad (>+2DE).

Obesidad abdominal

La OA se determinó a través del índice cintura-talla (ICT), al dividir el perímetro de la cintura por la talla total (SchrÁ¶der et al., 2014). Primero se obtuvieron directamente los valores de perímetro de cintura para todos los individuos, medida en el punto medio entre la última costilla y la cresta ilíaca. Teniendo en cuenta la utilidad del ICT para la identificación de la OA en edad pediátrica (Marrodán et al., 2014), se definió la OA según ICT ≥ 0,5 (Browning, Hsieh y Ashwell, 2010).

Análisis estadístico

Se realizaron análisis descriptivos de las variables estudiadas. La asociación entre la proporción corporal y los distintos indicadores de obesidad fue evaluada mediante análisis bivariantes (chi-cuadrado y ANOVA, cumpliéndose todos los supuestos para este último análisis). Todos los análisis fueron realizados con el programa estadístico Stata 14.0. (Stata Corp., 2015).

RESULTADOS

(Video) DESTRUYE la GRASA con estos EJERCICIOS - Rutina para PERDER GRASA

La Tabla 2 muestra las características antropométricas de los adolescentes. En cuanto al estado nutricional, no se observaron diferencias estadísticamente significativas entre niños y niñas, aunque la obesidad general pareciera levemente mayor entre los niños (8,8% vs. 4,0%; p =0,058). Sin embargo, existe una mayor prevalencia de OA entre las niñas (22,5% vs. 14,0%; p<0,005) como producto de un mayor ICT (media 0,45 vs. 0,47; p<0,01), las cuales presentan, además, valores de IC superiores (p<0,001).

TABLA 2. Indicadores antropométricos de la muestra

Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina (3)

p valor*:correspondiente a pruebas t y análisis de chi-cuadrado para variables continuas y categóricas, respectivamente; IC:índice córmico; IMC:índice de masa corporal; ICT:índice cintura-talla; OA:obesidad abdominal.

La asociación entre distintas proporciones corporales (cuartiles (Q 1-4) de IC) y valores estandarizados de indicadores de obesidad se muestra en la Tabla 3. Se observa una tendencia general en dónde aquellos individuos con IC más altos (piernas relativamente más cortas) presentan valores Z medios mayores de IMC e ICT. Este patrón es estadísticamente significativo tanto para el IMC como para el ICT en las niñas, mientras que entre los niños lo es solo para el IMC.

TABLA 3. Valores Z por edad y sexo del índice de masa corporal y del índice cintura-talla en adolescentes con diferente índice córmico

Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina (4)

IMC:índice de masa corporal; ICT:índice cintura-talla; IC:índice córmico;
Q:cuartiles; Q1:IC < p25; Q2:p25 ≤ IC< p50; Q3:p50 ≤IC< p75; Q4:IC≥p75.

La Tabla 4 muestra la prevalencia de las distintas categorías nutricionales y de la OA en individuos con diferentes proporciones corporales. En las niñas, aquellas con IC más elevado (Q4) presentan mayor prevalencia de sobrepeso, obesidad, y OA que otras con IC menor (p <0,05). Entre los niños se observa una tendencia a una mayor prevalencia de OA en los individuos con IC más alto (Q3 y Q4), aunque ésta no es estadísticamente significativa. En el caso del IMC este patrón es menos marcado y no resulta significativo, aunque sí se observa algo más claramente para la obesidad general.

TABLA 4. Comparación de la prevalencia de normopeso, sobrepeso, y obesidad, y de obesidad abdominal, entre adolescentes con diferente índice córmico

Proporción corporal, obesidad general y abdominal en adolescentes de Córdoba, Argentina (5)

OA: obesidad abdominal; IC: índice córmico; Qn: quartiles; Q1:IC< p25; Q2:p25≤ IC<p50; Q3:p50≤ IC<p75; Q4:IC≥p75.

DISCUSIÁ“N

Este estudio examina la prevalencia de obesidad general y abdominal en adolescentes con diferente proporción corporal, reflejada en Q 1-4 de IC. Los resultados obtenidos sugieren que aquellos adolescentes con mayor IC (con miembros inferiores relativamente más cortos) poseen valores estandarizados según sexo y edad de sobrepeso, obesidad general y abdominal, más elevados que aquellos con IC más bajo, sobre todo en las niñas. Estos resultados coinciden en general con estudios previos que describen la relación entre alto IC y mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad general (Rao y Kanade, 2007; Zhang et al., 2016). Dicha asociación es relevante ya que se ha sugerido que la obesidad en niños y adolescentes puede ser un mediador entre el IC y otros factores de riesgo cardiometabólicos (Gasparini Mercato et al., 2014), y que a su vez los individuos con obesidad durante la adolescencia tienen más riesgo de ser obesos en la edad adulta (Gordon-Larsen, The y Adair, 2014).

Por otra parte, se ha sugerido que la proporción corporal influencia el IMC. Es decir, siendo el tronco relativamente más pesado que las piernas, la relación tronco/piernas condiciona el IMC al obtenerse mayores valores de éste en individuos con mayor IC (Galloway, Chateau-Degat, Egeland y Young, 2011). Es por ello que además del IMC, resulta interesante analizar otros indicadores de obesidad, tales como la OA. Recientemente se ha descripto la asociación entre el IC y la OA en un gran estudio de adolescentes chinos (Zhang et al., 2015). Al igual que en el caso de obesidad general, nuestros resultados coinciden con este último estudio, donde un IC más elevado se asocia a mayor prevalencia de OA, aunque solo significativamente entre las niñas. Estas diferencias entre niños y niñas podrían explicarse, al menos en parte, por la estimación indirecta de la longitud de la pierna. Esta práctica, aunque ampliamente aceptada puede llevar a un sesgo, especialmente en individuos con niveles de sobrepeso y obesidad (Bogin y Varela-Silva, 2010). Es probable que en nuestro estudio, donde aproximadamente el 15% tiene sobrepeso y el 6% obesidad, la acumulación de grasa en los glúteos (sobre todo en las niñas) lleve a un incremento de la talla sentado, que en definitiva incidirá en el incremento del IC (Bogin y Varela-Silva, 2008).

La tendencia y evolución hacia la obesidad infantil y adolescente debe ser fuertemente monitoreada (Cole, 2010). En los últimos 10-20 años la adiposidad central ha aumentado dramáticamente en los adolescentes (Rivera et al., 2014), incluso en mayor medida que la adiposidad general (McCarthy y Ashwell, 2006). Se ha señalado que la Argentina es uno de los países latinoamericanos con mayor sobrepeso y obesidad (Lomaglio, 2012). Estudios nutricionales en adolescentes en nuestro país señalan una prevalencia de sobrepeso y obesidad de 28,6% y 5,9%, respectivamente (Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, 2013), existiendo variaciones regionales y un gradiente norte-sur en exceso de peso (sobrepeso y obesidad) (Oyhenart et al., 2008). Específicamente en Córdoba, un estudio reciente en adolescentes escolares reportó valores de 13% (sobrepeso) y 8% (obesidad) (Andreo y Salcedo Corallo, 2016). El sobrepeso y obesidad en nuestro estudio son elevados y similares a los reportados previamente, aunque las prevalencias varían en función de las muestras analizadas, las herramientas para el cálculo del estado nutricional, etc. En nuestro estudio al igual que en éste último, no se registraron individuos con bajo peso. La ausencia o poca incidencia de bajo peso, junto con la existencia de sobrepeso y obesidad, es reflejo de lo que ocurre unas muchas regiones de nuestro país, donde poblaciones adolescentes están transitando un proceso de transición nutricional avanzado.

Otros estudios relacionan la valoración de la proporción corporal con la presencia de diversos indicadores de desnutrición (Bergel Sanchís et al., 2016). Un aspecto interesante de nuestro estudio, al igual que en muchos otros, es que examina la asociación entre el IC y distintos indicadores de obesidad en adolescentes escolares. Sin embargo, también presenta algunas limitaciones que es necesario resaltar para interpretar correctamente los resultados obtenidos. Primero, si bien se cuenta con información sobre el contexto socioeconómico general de los alumnos/as, brindada por los propios establecimientos educativos, no fue posible la obtención de información completa sobre el contexto socioeconómico de la familia de cada adolescente. Esto último no es una restricción menor, ya que el hecho de no poder estimar el nivel socioeconómico de los individuos impide poder establecer la asociación entre éste, la propia historia nutricional y/o de salud, y el IC de los adolescentes. Es decir, al no contar con esta información debemos asumir lo que históricamente sugiere la literatura (Leitch, 1951); esto es, que aquellos individuos provenientes de entornos socioeconómicamente más desfavorecidos poseen IC más alto (con extremidades inferiores relativamente más cortas). Estudios con poblaciones no patológicas indican que el medio ambiente influye en mayor medida sobre la longitud de las piernas y las proporciones corporales que, por ejemplo, los genes (Bogin y Varela-Silva,2010). En otras palabras, suponemos que el IC es un indicador válido del entorno socioeconómico y nutricional en el cual han crecido los individuos. Sin embargo, otros autores sugieren que lo anterior se observa más claramente en las poblaciones occidentales, pero que no debe asumirse como regla general en aquellos países cuyas primeras generaciones están experimentando la transición epidemiológica y el desarrollo económico asociado (Schooling et al., 2008a; 2008b). Luego, tampoco contamos con información completa sobre los patrones de dieta y actividad física a nivel individual, lo que también limita el estudio. Además, tampoco han sido incluidos otros indicadores de crecimiento puberal o de maduración, los cuales podrían influenciar el IC.

Finalmente, al ser un estudio no aleatorizado, los resultados obtenidos no pueden extrapolarse a la población de adolescentes escolares de Córdoba, por lo que lo evidenciado en este estudio debe ser interpretado dentro de las limitaciones expuestas.

CONCLUSIONES

En resumen, valores altos de IC que reflejan extremidades inferiores relativamente cortas, se asocian a mayor sobrepeso, obesidad, y OA entre las niñas. Considerando los efectos adversos de la obesidad en la salud inmediata y en el futuro de los adolescentes, los individuos con niveles de desproporción corporal (reflejado en un elevado IC) deberían ser especialmente monitoreados en estudios nutricionales y de crecimiento.

(Video) ¿QUÉ TIPO DE FAJA DEBO USAR?

AGRADECIMIENTOS

Un agradecimiento especial de los autores hacia las autoridades, padres/madres, y alumnos/as de los tres colegios relevados en este estudio.

LITERATURA CITADA

Andreo, M. J. y Salcedo Corallo, A. 2016. Validación del uso de segmentos corporales para valorar el peso y talla de niños/as y adolescentes de la ciudad de Córdoba . Tesina de licenciatura. Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Nacional de Córdoba, Córdoba. [Links]

Bajo, J. M. y Mangeaud, A. 2010. Relationship between the lung function and anthropometric measures and indexes in adolescents from Córdoba, Argentina. American Journal of Human Biology, 22,823–829. doi:10.1002/ajhb.21090 [Links]

Bergel Sanchís, M., Quintero, F., Navazo, B., Cesani, M., Garraza, M., Torres, M., Luna, M., Luis, M., Castro, L. y Oyhenart, E. 2016. Caracterización del estado nutricional en relación con factores socio-ambientales de la población escolar del partido de Punta Indio (Provincia de Buenos Aires, Argentina). Revista Argentina de Antropología Biológica, 18(2),1–13. doi:10.17139/raab.2016.0018.02.09 [Links]

Bogin, B. 2001. The growth of humanity. New York, United States: Willey Liss. [Links]

Bogin, B. y Beydoun, N. 2007. The relationship of sitting height ratio to body mass index and fatness in the United States, 1988-1994. Human Ecology, 15:1–8. [Links]

Bogin, B. y Varela-Silva M. I. 2008. Fatness biases the use of estimated leg length as an epidemiological marker for adults in the NHANES III sample. International Journal of Epidemiology, 37(1),201–209. doi:10.1093/ije/dym254 [Links]

Bogin, B. y Varela-Silva M. I. 2010. Leg length, body proportion, and health: A review with a note on beauty.International Journal of Environmental Research and Public Health, 7,1047–1075. doi:10.3390/ijerph7031047 [Links]

Brannsether, B., Eide, G., Roelants, M., Bjerknes, R. y Benedikt Juliusson, P. 2014. Interrelationships between anthropometric variables and overweight in childhood and adolescence. American Journal of Human Biology, 26(4),502–510. doi:10.1002/ajhb.22554 [Links]

Browning, L. M., Hsieh, S. D. y Ashwell, M. 2010. A systematic review of waist-to-height ratio as a screening tool for the prediction of cardiovascular disease and diabetes: 0.5 could be a suitable global boundary value. Nutrition Research Reviews, 23(2),247–269. doi:10.1017/S0954422410000144 [Links]

Chou, C. y Mao, Z. 2012. Waist-to-height ratio and obesity in chinese. En V. Preedy. (Ed.), Handbook of Anthropometry: Physical Measures of Human Form in Health and Disease (pp. 2007–2015). New York, United States: Springer. [Links]

Cole, T. J. 2000. Secular trends in growth. Proceedings of the Nutrition Society, 59,317–324. doi:10.1016/S1570-677X(02)00033-3 [Links]

Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles. 2013. 2º Encuesta Mundial de Salud Escolar Argentina 2012. Ministerio de Salud de la Nación. Argentina. Recuperado de: https://www.msal.gob.ar/ent/images/stories/vigilancia/pdf/2013-03-01_guias-evaluacion.pdf [Links]

Frisancho, A. 2007. Relative leg length as a biological marker to trace the developmental history of individuals and populations: Growth delay and increased body fat. American Journal of Human Biology, 19 (5),703–710. doi:10.1002/ajhb.20676 [Links]

Galloway, T., Chateau-Degat, M-L., Egeland, G. E. e Young T. K. 2011. Does sitting height ratio affect estimates of obesity prevalence among Canadian Inuit? Results from the 2007–2008 Inuit Health Survey. American Journal of Human Biology, 23,655–663. doi:10.1002/ajhb.21194 [Links]

Gasparini Marcato, D., Dutra Sampaio, J., Roberty Badiani Alves, E., Silva Araujo de Jesus, J., Teixeira Bessa Fuly, J., Bermudes Giovaninni, N. y Fiorot Costalonga, E. 2014. Sitting-height measures are related to body mass index and blood pressure levels in children. Arquivos Brasileiros de Endocrinologia & Metabologia, 58 ,802–806. doi:10.1590/0004-2730000003312 [Links]

González Montero de Espinosa, M. y Marrodán, M. D. 2007. La salud escolar también se mide. Guía práctica para docentes. Madrid, España: Ed. Centro Regional de Innovación y Formación Las Acacias. [Links]

Gordon-Larsen, P., The, N. y Adair, L. 2011. Longitudinal trends in obesity in the US from adolescence to the third decade of life. Obesity, 18(9),1801–1804. doi:10.1038/oby.2009.451 . [Links]

(Video) Dra Liliana Villafañe Enfoque integral del niño y adolescente con sobrepeso y obesidad

Leitch, I. 1951. Growth and health. British Journal of Nutrition, 5,142–151. [Links]

Lohman, T., Roche, A. y Martorell, R. 1988. Anthropometric Standardization Reference Manual. Champaign, United States: Human Kinetics Publishers. [Links]

Lomaglio, D. 2012. Transición nutricional y el impacto sobre el crecimiento y la composición corporal en el noroeste argentino (NOA). Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria, 32(3),30–35. [Links]

Marrodán, M. D., Martínez Álvarez, J., González-Montero de Espinosa, M., López-Ejeda, N., Cabañas, M. D, Pacheco, J. L., Mesa, M. S., Prado, C. y Carmenate, M. M. 2011. Estimación de la adiposidad a partir del índice de cintura talla: Ecuaciones de predicción aplicables en población infantil española. Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria, 31 :45–51. [Links]

McCarthy, H. y Ashwell, M. 2006. A study of central fatness using waist-to-height ratios in UK children and adolescents over two decades supports the simple message — ‘keep your waist circumference to less than half your height'. International Journal of Obesity, 30 (6),988–992. doi:10.1038/sj.ijo.0803226 [Links]

Molina, M. dC., Faria, C. Pd., Montero, M. P., Cade, N. V. y Mill, J. G. 2010. Cardiovascular risk factors in 7-to-10-year-old children in Vitória, Espírito Santo state, Brazil. Cadernos de Saúde Pública, 26 ,909–917. doi:10.1590/S0102-311X2010000500013 [Links]

Oyhenart, E., Dahinten, S., Alba, J., Alfaro, E., Bejarano, I., Cabrera, G. E., Cesani, M. F., Dipierri, J., Forte, L., Lomaglio, D., Luis, M., Luna, M., Marrodán, M., Moreno Romero S., Orden, O., Quintero, F., Sicre, M., Torres, M., Verón, J. y Zavatti J. 2008. Estado nutricional infanto juvenil en seis provincias de Argentina: Variación regional. Revista Argentina de Antropología Biológica, 10(1):1–62. [Links]

Pliakas, T. y McCarthy, H. 2010. Association of leg length with overweight and obesity in children aged 5–15 years: A cross-sectional study. Annals of Human Biology, 37(1),10–22. doi:10.3109/03014460903092371 [Links]

Popkin, B., Richards, M. y Montiero, C. 1996. Stunting is associated with overweight in children of four nations that are undergoing the nutrition transition. The Journal of Nutrition, 126,3009–3016. [Links]

Rao, S. y Kanade, A. 2007. Somatic disproportion predicts risk of high blood pressure among adolescent girls in India. Journal of Hypertension, 25,2383–2389. doi:10.1097/HJH.0b013e3282efff8e [Links]

Rivera, J., González de Cossío, T., Pedraza, L., Aburto, T., Sánchez, T. y Martorell, R. 2014. Childhood and adolescent overweight and obesity in Latin America: A systematic review. The Lancet Diabetes & Endocrinology, 2,321–332. doi:10.1016/S2213-8587(13)70173-6 [Links]

Ruderman, A., Navarro, T., Mangeaud, A., Cejas, V. y Bajo, J. M. 2017. Somatotipos de adolescentes escolarizados de Córdoba (Argentina). Revista Argentina de Antropología Biológica, 19(2),1–11. doi:10.17139/raab.2017.0019.02.05 [Links]

Savva, S., Tornaritis, M., Savva, M. E., Kourides, Y., Panagi, A., Silikiotou, N., Georgiou, C. y Kafatos, A. 2000. Waist circumference and waist-to-height ratio are better predictors of cardiovascular disease risk factors in children than body mass index.International Journal of Obesity Related Metabolic Disorders, 24,1453–1458. [Links]

Schooling, C. M., Jiang, C. Q., Heys, M., Zhang, W. S., Adab, P., Cheng, K. K., Lam, T. H. y Leung GM. 2008a. Are height and leg length universal markers of childhood conditions? The Guangzhou Biobank Cohort Study. Journal of Epidemiology and Community Health, 62(7):607–614. doi:10.1136/jech.2007.065003 [Links]

Schooling, C. M., Jiang, C. Q., Heys, M., Zhang, W. S., Lao, X. Q., Adab, P., Cowling, B. J., Thomas, G. N., Cheng, K. K., Lam, T. H. y Leung, G. M. 2008b. Is leg length a biomarker of childhood conditions in older Chinese women? The Guangzhou Biobank cohort study. Journal of Epidemiology and Community Health, 62(2),160–166. doi:10.1136/jech.2006.058917 [Links]

SchrÁ¶der, H., Ribas, L., Koebnick, C., Funtikova, A., Gomez, S. F., Fíto, M., Perez-Rodrigo, C. y Serra-Majem, L. 2014. Prevalence of abdominal obesity in Spanish children and adolescents. Do we need waist circumference measurements in pediatric practice? PLOS ONE, 9(1),1–6. doi:10.1371/journal.pone.0087549 [Links]

StataCorp. (2015). Stata statistical software: Release 14. College Station, TX: StataCorp LP. [Links]

Velásquez-Meléndez, G., Silveira, E. A., Allencastro-Souza, P. y Kac, G. 2005. Relationship between sitting-height-to-stature ratio and adiposity in Brazilian women. American Journal of Human Biology, 17 (5),646–653. doi:10.1002/ajhb.20423 [Links]

WHO (2009). WHO AnthroPlus for personal computers Manual: Software for assessing growth of the world's children and adolescents. Geneva. Recuperado de: https://www.who.int/growthref/tools/who_anthroplus_manual.pdf [Links]

Zhang, Y., Zhang, Z.y Chu, Z. 2015. Prevalence of general and abdominal obesity among children and adolescents with different sitting height ratios in Shandong, China. International Journal of Cardiology, 191 ,18–19. doi:10.1016/j.ijcard.2015.04.281 [Links]

(Video) CURSO CUATRIANUAL SMICBA Modulo Nutrición 18 de Mayo 2017

Zhang, Y., Chu Z, y Zhao, J. 2016. Distribution of sitting height ratio and its association with body mass index among children and adolescents in Shandong, China. Biology and Medicine, 8,267. doi:10.4172/0974-8369.1000267 [Links]

Zhou, D., Yang, M., Yuan, Z., Zhang, D., Liang, L., Wang, C., Zhang, S., Zhu, H., Lai, M. y Zhu, Y. 2014. Waist-to-height ratio: A simple, effective and practical screening tool for childhood obesity and metabolic syndrome. Preventive Medicine, 67(Supplement C),35–40. doi:10.1016/j.ypmed.2014.06.025 [Links]

FAQs

¿Cuántos kilos es obesidad en un adolescente? ›

La obesidad se define como un IMC igual o superior al percentil 95 para niños y adolescentes de la misma edad y sexo. Por ejemplo, un niño de 10 años de estatura promedio (56 pulgadas) que pesa 102 libras tendría un IMC de 22,9 kg / m2.

¿Cuál es el índice Cormico? ›

El Índice Córmico (IC) mide el porcentaje total de la esta- tura que constituyen la cabeza y el tronco juntos y ha sido uno de los parámetros más usados en la literatura científica para evaluar trastornos en el crecimiento7,8.

¿Qué relación hay entre el índice de masa corporal y la obesidad? ›

La Encuesta Nacional de Salud 2003 (4) muestra que un 38% de la población tiene sobrepeso, 22% es obesa, es decir, con un Indice de Masa Corporal (IMC) mayor de 30 y 1,3% tiene obesidad mórbida, lo que en total suma 61,3%.

¿Cuánto debe pesar un niño de 14 años de 170? ›

PESO Y ESTATURA PARA NIÑAS DE 13 A 18 AÑOS DE EDAD
13 Añoskg.64.55
m.1.68
14 Añoskg.68.41
m.1.70
4 more rows

¿Cuál es mi peso ideal si mido 160? ›

HombresMujeres
1.5546 - 56 Kgs.43 - 53 Kgs.
1.5748 - 59 Kgs.45 - 55 Kgs.
1.6051 - 62 Kgs.47 - 58 Kgs.
1.6353 - 65 Kgs.49 - 60 Kgs.
28 more rows

¿Cuál es la diferencia entre antropometría y biomecánica? ›

La antropometría puede ser estática o dinámica, la primera es el estudio de las medidas estructurales del cuerpo humano en diferentes posiciones sin movimiento y segunda corresponde al estudio de las posiciones resultantes del movimiento y esta ligada a la biomecánica.

¿Cuáles son los parámetros antropométricos? ›

Parámetros antropométricos: peso, talla, índice de masa corporal y volumen mamario, en relación con el patrón mamográfico* | Radiología.

¿Que se entiende por antropometría? ›

El término antropometría proviene del griego anthropos (hombre) y metrikos (medida) y trata del estudio cuantitativo de las características físicas del hombre. El interés por conocer las medidas y proporciones del cuerpo humano es muy antiguo.

¿Cómo se calcula el índice de masa corporal y un ejemplo? ›

¿Cómo se calcula el IMC? Con el sistema métrico, la fórmula para el IMC es el peso en kilogramos dividido por la estatura en metros cuadrados. Debido a que la estatura por lo general se mide en centímetros, divida la estatura en centímetros por 100 para obtener la estatura en metros.

¿Cómo se hace para sacar el índice de masa corporal? ›

Una medida de la obesidad se determina mediante el índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso (kg)/ [estatura (m)]2.

¿Por qué es importante conocer nuestro índice de masa corporal? ›

El índice de masa corporal (IMC) es un número que se calcula con base en el peso y la estatura de la persona. Para la mayoría de las personas, el IMC es un indicador confiable de la gordura y se usa para identificar las categorías de peso que pueden llevar a problemas de salud.

¿Cuál es mi peso ideal si mido 160 y tengo 14 años? ›

Entonces, para tu estatura los limites mínimo y máximo de tu peso podrian ser entre los 48ky y los 64 kg, en promedio se puede decir que puedes pesar entre 50-60 kg esta bien para tu salud.

¿Cuánto tengo que pesar si mido 1.58 y soy mujer? ›

IMC) , los valores normales se encuentran entre 18,5 -24,9. En tu caso el peso ideal se encuentra entre 48-60 kgs.

¿Cuánto tengo que pesar si tengo 15 años y mido 1 70? ›

Para su estatura, el peso ideal está entre 68 y 72 kilos. Es recomendable que mantenga una dieta balanceada y la combine con ejercicio diario 60 minutos de lunes a viernes, de acuerdo a la recomendación hecha por la Organización Mundial de la Salud.

¿Cuánto debe pesar una persona que mide 1.65 y tiene 18 años? ›

El rango de peso normal para tu estatura y edad se encuentra entre 51 y 68 Kilogramos de peso, con un peso ideal de 57 Kg.

¿Cuánto debo de pesar si mido 1.64 y soy mujer? ›

MUJER
AlturaContextura
1,6251,0-55,054,061,0
1,6351,7-55,754,7-61,7
1,6452,4-56,455,4-62,4
34 more rows

¿Cuánto debe pesar una mujer que mide 1.64 metros? ›

Tabla de Peso Ideal en metros y kilogramos
Mujeres
1.6051.2052.48
1.6252.4953.80
1.6453.7955.14
1.6655.1156.49
29 more rows

¿Cómo se mide la Biomecanica? ›

Se desarrollan métodos de medición para cuantificar la cinemática, la cinética y la corriente eléctrica. La biomecánica se convierte en una ciencia basada en el análisis matemático. Se desarrolla la técnica fotográfica. La acción muscular es cuantificada a través de la electromiografía.

¿Cómo se clasifican las medidas antropométricas? ›

Las mediciones antropométricas que comúnmente se utilizan son talla, peso y circunferencia medio braquial (CMB). Algunas medidas se presentan como índices, como por ejemplo la talla para la edad (T/E), peso para la edad (P/E), peso para talla (P/T), CMB para la edad, e índice de masa corporal (IMC) para la edad.

¿Cuáles son las medidas antropométricas y para qué sirven? ›

La antropometría es una técnica que nos permite analizar la composición corporal y proporcionalidad de cada persona para conocer como esta afecta a su rendimiento. Los elementos centrales de la antropometría son la altura, el peso, las circunferencias corporales y el grosor del pliegue de la piel.

¿Cuál es el peso y la talla? ›

Peso- edad (PE) Es la relación obtenida entre el peso en un individuo a una determinada edad y el valor de referencia para su misma edad y sexo. Peso - talla (PT) Es la relación existente entre el peso obtenido en un individuo de una talla determinada y el valor de referencia de su misma talla y sexo.

¿Qué son las medidas antropométricas según la OMS? ›

La antropometría es una técnica incruenta y poco costosa, portátil y aplicable en todo el mundo para evaluar el tamaño, las proporciones y la composición del cuerpo humano. Refleja el estado nutricional y de salud y permite predecir el rendimiento, la salud y la supervivencia.

¿Qué son las medidas antropométricas peso y talla? ›

El peso y la estatura (altura) son las dimensiones antropométricas más comúnmente usadas. El peso corporal es una medida de la masa corporal. Es una medida heterogénea, una composición de muchos tejidos que, a menudo, varían independientemente.

¿Qué son medidas antropométricas nombra y explica 4 de ellas? ›

Las medidas antropométricas más usadas en la evaluación del estado nutricional son: el peso, la talla, la circunferencia braquial y los' pliegues cutáneos. Los valores de estas medidas no tienen significado por si solos, a menos que se relacionen con la edad, entre ellos u otro diámetros.

¿Cuáles son las medidas antropométricas en la Educación Física? ›

Las variables antropométricas medidas fueron peso, estatura, panículos de grasa, perímetros y diámetros.

¿Cuál es la finalidad de la composición corporal? ›

El estudio de la composición corporal es un aspecto importante de la valoración del estado nutricional pues permite cuantificar las reservas corporales del organismo y, por tanto, detectar y corregir problemas nutricionales como situaciones de obesidad, en las que existe un exceso de grasa o, por el contrario, ...

¿Cuál es el peso ideal de una adolescente de 15 años? ›

Se aprecia una gran diferencia ya que el peso va desde 47 kg hasta 97 kg. El peso medio de los chicos de 15 años es 55,83 kg mientras que el peso medio de un chico adolescente de entre 15-18 años es de 55 kg.

¿Cuál es el peso ideal que debe tener un adolescente? ›

¿A qué se considera un índice de crecimiento normal?
EdadEstatura - Mujeres En cm (en pulgadas)Peso - Mujeres
16de 152,4 a 172,72 cm (60 a 68,5 pulgadas)de 42,63 a 78,02 kg (94 a 172 libras)
18de 152,4 a 173,99 cm (60 a 68,5 pulgadas)de 45,36 a 80,74 kg (100 a 178 libras)
9 more rows

¿Cuánto debe pesar un joven de 16 años de 170? ›

Para su estatura, el peso ideal está entre 68 y 72 kilos. Es recomendable que mantenga una dieta balanceada y la combine con ejercicio diario 60 minutos de lunes a viernes, de acuerdo a la recomendación hecha por la Organización Mundial de la Salud.

¿Cómo se mide la obesidad en la adolescencia? ›

¿Cómo se mide la obesidad en adolescentes? El índice de masa corporal (IMC) es un valor que se calcula realizando un sencillo cálculo basándonos en el peso y la altura de una persona.

¿Cuál es mi peso ideal si mido 1.55 y tengo 17 años? ›

IMC), debería estar rondando entre los 42Kg.

¿Cuál es mi peso ideal si mido 160 y tengo 14 años? ›

Entonces, para tu estatura los limites mínimo y máximo de tu peso podrian ser entre los 48ky y los 64 kg, en promedio se puede decir que puedes pesar entre 50-60 kg esta bien para tu salud.

¿Cuál es mi peso ideal si mido 160 y tengo 17 años? ›

El peso ideal para usted tomando en cuenta su género y su estatura y utilizando la fórmula médica de Robinson es de 54.09 kilogramos.

¿Cuánto tengo que pesar si mido 150? ›

El peso ideal estaría entre los 46 kg y 56 kg. índice de masa corporal, este debe de estar entre 18.1 a 24.9 kg/mt2, este se saca dividiendo el peso en kilogramos entre la estatura en metros al cuadrado.

¿Cuánto se debe medir a los 15 años? ›

Estaturas de un niño por edad
Estaturas por edad de niños (en centímetros cm)
14 añosde 149 a 176 cm
15 añosde 156 a 182 cm
16 añosde 160 a 185 cm
18 añosde 164 a 187 cm
7 more rows
15 Jan 2022

¿Cuánto debe pesar un joven de 15 años que mide 160? ›

índice de masa corporal y la relación de este con su edad, su peso puede variar aproximadamente entre 44 y 61,5 Kg, de acuerdo con la fórmula de Lorentz para peso ideal este se encuentra en 55Kg aproximadamente.

¿Cuál es mi peso ideal si mido 1.73 y tengo 15 años? ›

Por tu edad, deberías tener un peso entre 110 y 130 libras.

¿Cuál sería el peso ideal si mido 180? ›

El rango de peso normal para tu estatura y edad va de 60 a 81 kilos, con un peso ideal de 72 kilogramos, por lo cual, si te encuentras dentro de este rango de peso no tienes que preocuparte por problemas asociados al estado nutricional.

¿Cuánto tengo que pesar si mido 1.67 y tengo 16 años? ›

En su caso particular (1.65 a 1.67 mts) un peso normal iría de 52 a 68 kgs. Como puede ver, es un rango demasiado amplio (16 kgs de diferencia es mucho) y no toma en cuenta distribución de grasa, edad ni sexo. Si quiere una orientación más exacta, sería aconsejable acudir con un médico o un nutricionista.

¿Cuál es el IMC de una persona de 15 años? ›

Suscribirse:
PesoIMC
EdadN.° casosEdad
143614
14,54014,5
155915
27 more rows

¿Cuál es la fórmula para calcular el índice de grasa corporal? ›

Por lo que el porcentaje de grasa corporal es el porcentaje de tu peso que es solo grasa. Por ejemplo, una persona que pese 80 kg de los cuales 16 kg son grasa, tendrá un porcentaje de grasa corporal de: (16/80) x 100 = 20%

¿Cuál es el IMC de un niña de 13 años? ›

Niveles de IMC para niños
EdadBajo pesoSignificativamente sobrepeso
1114,623,2
1215,024,2
1315,525,2
1416,026,1
15 more rows

Videos

1. PREVENCION SOBREPESO Y OBESIDAD - CLASE 06/10
(Gestión del Conocimiento)
2. Niños, niñas y adolescentes con parálisis cerebral, su abordaje en nutrición
(Franja Morada FBCB)
3. CURSO CUATRIENAL 21/10
(Sociedad de Medicina Interna de Córdoba)
4. SEMIOLOGÍA ENDOCRINOLÓGICA - PEDIATRÍA
(kath Miranda)
5. La berberina.Diabetes Importancia del Cromo y Magnesio.Calcio: niños y adolescentes. Aceite de soja
(ALIMENTA TU VIDA)
6. Bases de la salud Cardiovascular.
(Centro de Capacitación de PA)
Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Margart Wisoky

Last Updated: 12/06/2022

Views: 5644

Rating: 4.8 / 5 (58 voted)

Reviews: 89% of readers found this page helpful

Author information

Name: Margart Wisoky

Birthday: 1993-05-13

Address: 2113 Abernathy Knoll, New Tamerafurt, CT 66893-2169

Phone: +25815234346805

Job: Central Developer

Hobby: Machining, Pottery, Rafting, Cosplaying, Jogging, Taekwondo, Scouting

Introduction: My name is Margart Wisoky, I am a gorgeous, shiny, successful, beautiful, adventurous, excited, pleasant person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.